Luz Hernández Álvarez

luzMe llamo Luz Hernández Álvarez tengo Cáncer de Pulmón.

Edad 63 años

Empecé en el año 2013 con síntomas como falta de aire, tos, no lograba ingerir alimentos ni líquidos por qué tenía ahogamiento, acudí al Doctor de la farmacia Similar, donde me recetaron penicilina, los síntomas persistieron, asistí de nuevo con el Médico, por que los medicamentos que recetaron no me hacían efecto, por ello decidí buscar otra opinión sobre mi malestar, fui con otro Doctor quien me reviso al checar la radiografía me menciono que ya no trabajaba bien mi pulmón, que no estaba blanco. Cuando me dieron el diagnostico me mando al Hospital que se encuentra por la Villa donde me dirigí a urgencias en la cual me mencionaron que fuera  al Hospital General, esto fue el 11 de Diciembre del 2014.

Cuando llegue al Hospital se tardaron dos horas en pasar a consulta yo sabía que no era el único, cuando me atendieron en urgencias me metieron unas agujas atrás del pulmón para sacarme agua, un Doctor de Michoacán me dijo que tenía mucho liquido en el pulmón, cuando terminaron me empecé a sentir mejor, después me subieron a piso y me hospitalizaron ya que seguía produciendo agua y pusieron como una caja la cual era para saber cuánta liquido expulsaba al dia.

Cuando estaba hospitalizado  me realizaron una biopsia en donde me pusieron un tubo del grosor de mi dedo, estaba largo, mientras me realizaban la biopsia seguía arrojando más agua pero con sangre hasta que salió un liquido amarillo, todo esto paso como en veinte días. Cuando me quitaron la sonda me sentí muy mal, la biopsia que me realizaron era para saber si era cáncer o no, me comunicaron al dia siguiente que tenía un tumor cancerígeno, los Doctores del Hospital me atendieron muy bien.

Me dijo el Doctor que era muy peligroso que se realizara la operación porque el cáncer era muy agresivo, mientras seguía en el Hospital me siguieron tratando, me tuvieron con medicamento en noche y dia.

Cuando me diagnosticaron que tenía cáncer, me sentí muy mal, pensé muchas cosa, en que me iba a morir, qué iba a hacer, que iba a pasar y hable con el Doctor para que me mencionará sobre las quimioterapias, el me comento que había tratamientos desde $3,000, $6,000 hasta más caras, las que me menciono que estaban a un precio “accesible” no eran para mí tipo de cáncer ya que las que yo llevaría como tratamiento tendrían un costo de $22,000 cada frasco y yo iba a necesitar 12 frascos, por ciclo eran 2 los que iba a ocupar. Después de que pensara en todo lo malo me puse a reflexionar “el por qué pienso en esas cosas, no gano nada” pero es difícil cuando te dicen la noticia. Quiero mencionar que toda mi vida trabaje como conductor de transporte público, nunca fume y no sabía el por qué me había pasado esto.

Me decaí cuando el Doctor me dijo el precio de cada frasco para la quimioterapia ya que no completábamos ese dinero, pero busque otras opciones, logre encontrar un precio más económico el cual estaba en $7,500 cada frasco.

De radioterapia y quimioterapia me volvieron a mandar a neumología para saber el porqué no habían operado, en donde estuve internado 9 días y me realizaron un estudio en el cual querían ver qué tan grande o avanzado estaba el cáncer, cuando me dieron los resultados me mencionaron que estaba más grande el tumor y que ya había empezado a avanzar por esa razón no me operaban, me dieron de alta y me mandaron a realizarme las quimioterapias para seguir el proceso para poder ver si reducía un poco el tumor y así lograr operarlo.

Termine con el tratamiento de quimio el 11 de Diciembre del 2015, el Médico me envió a realizar un estudio llamado PET y  me envió al INCAN, en este estudio verán si disminuyo el tumor y si ya es operable, si no para continuar con quimio y radioterapia, como soy diabético, la glucosa sube y baja y aún no se ha podido controlar, necesito regularizarla para que así ya me puedan realizar el estudio.

En la última quimio que me realizaron ya no deseaba nada, quería darme por vencido pero mi hija me comento que si ya había llegado hasta ahí que siguiera adelante, también me sentí decaído ya que me aumentaron la dosis a 8 frascos, me sentí así durante 20 o 25 días después empecé a sentir mejor y ya no tengo los síntomas de antes por ello también deseo realizar el estudio.

Con mi experiencia le quiero decir a la gente que no deje de atenderse, de revisarse con el Médico para que no les pase lo mismo que a mí, los que ya tienen el diagnostico que sigan luchando y no se den por vencidos ya que el dinero viene y va.

Les doy las gracias a la Asociación Respirando con Valor por la ayuda emocional y por qué me apoyaron a conseguir mis medicamentos a precio más accesible.

Gracias por escuchar mi testimonio.


Juanita Herrera Espinosa

IMG_0935Soy Juanita Herrera Espinosa Tengo 47 Años Llevo 3años Y Medio Luchando Contra El Cáncer

Nunca piensas que esto va a pasar en tu vida, en mi caso todo se me había complicado en el 2011 me había quedado sin trabajo, estuve como 6 meses sin trabajar, después trabaje cuidando a personas mayores, sin ninguna prestación con un horario de 8am a 8 pm.

De repente voy al hospital general por un cansancio fuerte y falta de aire al subir escaleras, resulta que tenía problemas de hipotiroidismo. Después de un mes hospitalizado en septiembre del 2012 empezó la pesadilla, cuando el Neumólogo que me había estado atendiendo me dijo que tenía cáncer de pulmón…

En ese momento todo se derrumbo delante de mí y lo único que pasaba por mi mente era.

No me quiero morir, tengo miedo, porque a mí, no es justo.

Me enviaron a tumores mixtos, ahí me dijeron que mi cáncer no era operable  y me  mandaron a quimioterapia y radioterapia después de ir y venir, el Doctor dijo se me aplicarían solo quimio que mi tipo de cáncer era desconocido y me aplicarían una quimio cada 22 días.

Aparte del miedo, el dolor, el seguir sin poderlo creer, empieza la verdadera lucha, el costo de las quimios era de $3000 poco más o menos, aparte medicamentos pasajes y demás. Quise seguir trabajando y conseguí uno como asistente de una arquitecto estuve trabajando como 2 meses y cada vez empezó a ser muy complicado el cansancio, las nausea la tristeza, hasta las diferencias con la familia ya que estas tan sensible que todo lo veía mal, e incluso te vuelves un poco egoísta pues solo cuenta tu dolor, cuando tu familia está sufriendo lo mismo o hasta mas.

Mi hijo se salió de la universidad y empezó a trabajar para ayudarme a pagar los tratamientos.

Después de 16 quimioterapias en junio del 2014 la Doctora me menciono que mi cáncer empezaba a crecer y era necesario cambiar el tratamiento, medio dos opciones pero me dijo que la mejor era la aplicación de 2 ampolletas de Alimta pemetrexel con otros medicamentos el costo de cada ampolleta era de $18,600 ahí empezó otra  batalla yo no tenía dinero sin trabajar ya 2 años. Empecé a buscar ayuda y fue difícil no había fundaciones para apoyar el cáncer de pulmón.

Con ayuda de mi Doctora las conseguí  en $12,000 c/u  aun así era muy difícil.  Seguí buscando apoyo para poder solventar este gasto incluso recurrí al Gobernador del Estado de México, y con el Presidente Municipal de Chimalhuacán conseguí que me apoyaran con el costo de  una ampolleta cada mes por medio del DIF. Ósea me apoyaban con $12,000, al seguir buscando encontré por internet la asociación Respirando con Valor envié un correo solicitando de su apoyo para comprar las ampolletas y me dijeron que me las podían conseguir en $8,500 c/u.  Eso fue una gran ayuda ya que con el apoyo del DIF que me daban $12,000 ya pagaba menos después en el 2014 ya me las conseguían a $10,000 cada una  y seguíamos luchando. Después con el apoyo de la Asociación Respirando con Valor logre pasarme al INCAN donde el Doctor Oscar Arriento me metió en un proyecto donde me dan las 2 ampolletas sin costo, yo estoy muy agradecida con la Asociación.

Pero sobre todo con Dios porque Él guio mi camino y me ha dado una segunda oportunidad para vivir y hoy vivo cada segundo de mi vida al máximo disfruto a mi familia y doy gracias a Dios por cada respiro.

Se vale llorar (tirarse al piso hacer berrinché) pero nadie se aparece por arte de magia y te dice no te preocupes yo me encargo de todo y no hay ningún problema, eso no va a pasar así.

Lo único que hice fue  Respirar profundo y con mucho Valor, aprovechar esta segunda oportunidad de vida y empezar a luchar, a perdonar, a demostrar el gran amor que siento por mi familia, a decir cada mañana gracias Dios, a sonreír aunque a veces sienta o no se vea que no avanzo, porque es muy cierto que mientras tengamos vida hay esperanza y si nos agarramos de la mano de Dios todo es más fácil.

Estoy agradecida con DIOS por mi vida.